25.8.10

olor a espliego

Haylos
Unos lugares donde el espaciotiempo no sabe cómo llegar y un fin de semana se convierte en un minúsculo y cachondo infinito. Dígase casita rural.

Metes en la mochila el corchete de un paréntesis abierto, el bikini y las ganas de reir y coges carretera en caravana de amazonas. Al llegar abres la mochila y descubres que te has dejado el cepillo de dientes con las prisas...un mal menor comparado con el de mi amiga que se olvidó las sorpresas con alas.
Tranquilas
Vino nuestra marisabidilla que trae de todo, hasta la rasuradora pitiminí ¿esto pela papas? en su caja de embalaje tan mona. Todo todo menos el antídoto contra la picadura de resacas que en el último momento preparéntesis eché en el bolso. Y menos mal. Cómo picaba. El estuche de costura recuerdo de otro lejano microinfinito quedó olvidado en el fondo del bolsillo al que cayó cuando sacaron el tebeo de Maitena y la baraja.

Revuelo de libélulas. Concierto de todo tipo de aves sin nombre conocido a las ocho de la mañana con un café calentito. Y va subiendo el olor desde la cuarta cafetera con el volumen de confidencias, charlas, risas, risas, risas, impulsos y disparate.
Queda una durmiendo.
No la despiertes, está soñando con el atardecer de ayer bajo la palmera.
Por eso, vamos, despertémosla, que entre otra vez en el sueño antes de que cerremos la mochila y el paréntesis.


Una experiencia que deberíamos repetir cada año. Grupo de mujeres que aparcan sus vidas durante un fin de semana (gracias a ellos en algunos casos, que tomaron el relevo en este otro lado). Mientras más mejor, que al repartir el gasto a escote (pagan más las pechugonas jojo) sale muy bien la escapada. Y digo mujeres porque a los hombres estas cosas ellos solos como que no. Curioso verdad?
La sensación sería algo como esto algo cutrillo que pongo abajo.
La música que arrulla es de nuestro Benito Cabrera.
Preciosa canción Nube de hielo.

6 comentarios:

  1. Haberlos haylos, esos paréntesis, tan poco habituales, y tan necesarios.

    ResponderEliminar
  2. Lopi:
    Envidia me das, reina del caribe.
    Alégrome contigo.

    ResponderEliminar
  3. A mí me encantan también esos paréntesis, aunque es verdad que entre hombres solos quedarían muy raros

    ResponderEliminar
  4. Que reconfortante Lopillas, espero intentarlo el próximo fin.

    Abrazote, hasta pronto .

    ResponderEliminar
  5. Qué suerte teneis las mujeres... siempre las encuentro riendo.

    Eso sí, no les envidio nada la minipime... ;)

    ResponderEliminar

sumas