14.10.11

El truco del almendruco

Esto eran dos que viajaron y en medio del viaje tuvieron que cambiar la fecha de regreso. 
Con las características de su pasaje no cabía un cambio de fecha, solo podían comprar otros nuevos y ya una vez que hubieran usado los billetes de vuelta se les haría la devolución.
Cuatro llamadas de teléfono a la compañía aérea para esta solución.

Y llegó el día en que volvieron y dos meses después por teléfono no pueden tramitar esas  cosas y contacte con este número de fax 0035318121676 que en dos semanas le respondemos.
Ocupado/No responde rezan los cinco reporters enviados a distintas horas.

Si viviéramos en un mundo donde nos tuvieran algo de respeto al cliente, esto bien podría ser solo una mala anécdota aburrida, que lo es. 

Como estamos acostumbrados a que nos ignoren,  nos vapuleen, nos maltraten y nos tomen el pelo, esto es lo que tenemos un día sí y otro día también. Ya no es una anécdota, es todo un estilo.
Estilito el cliente me la suda.

Como tengo un blog lo cuento y me desahogo mientras cojo fuerzas para seguir lidiando otra faena más y si finalmente Ryanair nos devuelve el importe del billete no utilizado, haré si acaso una olita. No se merecen más.

10 comentarios:

  1. Las grandes compañías nos tratan a patadas.
    Es que ya no tienes ni la posibilidad de hablar en persona con alguien para que te resuelva el problema.

    Cada vez que oigo algo de Ryanair es siempre repugnante. Sea lo que sea.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Lo cierto es que no solo las grandes compañías, pero en muchos otros sitios parece haberse impuesto la costumbre de tratar fatal a la gente

    ResponderEliminar
  3. Debemos ejercer el derecho a denunciar y sacarles los colores a aquellas empresas que se lucran a nuestra costa. ¡Muy bien hecho, niña! :)

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Es lo que tiene compartir inquietudes, que descubres que a todos nos pasa igual. No hay derecho.
    Seguiré intentándolo: sin pausa pero sin cabreos que para algo parece que sirven los añitos que uno va cumpliendo...

    Besitos bloguers, gracias por los comentarios!

    ResponderEliminar
  5. Que mal, cuantas molestias y mosqueos te habrás llevado. Espero que lo soluciones...
    Creo que eso de perder clientes les da igual, ¿no? ¡Para lo que los respetan!
    Un beso
    ;)

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Ana. Procuro llevarlo, como tantos despropósitos que sufrimos todos, de la mejor manera posible pero sí que da grima tanto pasotismo.
    Besitos ;)

    ResponderEliminar
  7. Jajaj.. mira que descubrimiento he hecho. Aquí se suele pensar que es un problema propio de los países "en vías de desarrollo" xD Y cuando sucede algo de ese tipo no falta quien alza la voz para decir a modo de ejemplo: ¡¡En Europa no pasan estas cosas!! xDD

    BEZOO <3

    ResponderEliminar
  8. :)... yo le gané una reclmación a Iberia...
    no desesperes.

    ResponderEliminar

sumas