28.4.12

Una lección aprendida

Cada ventana de cada edificio contiene una historia convertida en frías estadísticas. Como la del quinto C.
Tras el trajín de la mudanza de la última semana, por fin lograron hacer sitio a todos los enseres que trajo de vuelta consigo el primogénito de la casa que vio truncada su independencia de años atrás.
Su madre, haciendo previsión de intendencia para una boca más, acudió al Banco a negociar su calvario si fuera posible. Les contó la historia de su hijo y las nuevas necesidades a sumar en su hogar, quizás podría bajar el montante mensual de su hipoteca. Podemos prorrogársela hasta los 85 años si firma su hijo. Dígale que también disponemos de créditos para estudios. Y volvió la madre al Banco con una nota de su hijo.
"Entrañable Sr.Banquero: Antes me corto la mano"



7 comentarios:

  1. habrá q empezar a nacionalizar bancos...

    ResponderEliminar
  2. Es un caso real que me contó la madre. Tela.

    Besitos bloguers. Gracias por la visita!

    ResponderEliminar
  3. O las dos. Desasosegante lo que está ocurriendo.

    ResponderEliminar
  4. La puta y cruda realidad. Sí señora.

    ResponderEliminar
  5. oye, en la foto parece que hay amapolas azules, nos están invadiendo...y saltó la alarma social...socorro , esto es un ainvasión en toda regla, socorro, unamosnos, tenemos que conquistar un mundo distinto: tenemos que hecernos: extraterrestres¡¡

    Sí, ella había dado en el clavo con la perfecta solución¡¡ En este mundo ya no se podía vivir así, había que emigrar aotros mundos, otras fronteras , donde no exsitieses aquellas malditas flores azules.

    Y fue la mejor opción, mudarse al extrangero del mundo, crearse otro mundo e irse allí a vivir con él, ¿el prisionero?por cierto, el prisionaro de quien, no no veo a ningún prisionero, solo veo extraterrstes,era la mejor opción, no había escapatoria, el cielo estaba azul,. y había que huier lejos del cielo, lejos de todo con él de equipaje. (era la mejor estrategia) oye, enhorabuena por la entrada, aunque suene a salida de la atmósfera, muy buena , eh?

    ResponderEliminar

sumas