9.8.12

cómplices


Las neuronas han debido hacer un derrape y parada en seco en cuestión de segundos pues estaban allá vagando por la zona de evasión, analizando nubes fiunnnn, catalogando pájaros fiunnnn, fichando tonalidades fiunnnn y han abierto en microsegundos la vía de acceso a la zona de emoción.
Zas. Nuestros ojos se hablan por un instante.
Profunda e insondable emoción del inesperado contacto humano, justito un momento antes de que la guagua en la que vas sentado del revés y mi coche, en el que  me dejo llevar divertida, se impulsan ante la nueva orden del semáforo en verde. Brrrrmm.
 









Ciao, mirada hermosa

3 comentarios:

  1. Parece que esa mirada te ha gustado,
    feliz fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que bueno, ¡a mí nunca me pasan estas cosas mientras voy conduciendo! Será el despiste que llevo encima.
    Me ha gustado esta frase: "Profunda e insondable emoción del inesperado contacto humano", aquí hay profundidad, estabas inspirada, ¿eh?
    Besotes
    ;)

    ResponderEliminar

sumas