27.6.13

Mencey guanche





Me dijo que pensó que era el fin del mundo. Que ya no habrían más Yaizas ni Guanartemes.
Le conté que Yaiza pisaba la arena negra de Taganana y Guanarteme luchaba cada día en el terrero.
Que yo soy López, pero me eriza el hondo sonido de la caracola y el alegre compás de las chácaras.
Se quedó mirando el horizonte. Yo me fui a comer un escaldón.

7 comentarios:

  1. Vaya, a los García nos eriza más el sonido esquivo de los trigales, y nos vamos a comer cordero.
    Salud-os

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo amiga linda...
    Precioso texto cargado de sentimientos profundos como las raices.
    Besos a montones

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo la impresión que me causó verlos en Candelaria, tan majestuosos. Tan solos...

    Un abrazo (o tres)

    ResponderEliminar
  4. Bonita imagen.
    Qué intensas las letras.

    ResponderEliminar

sumas