17.8.13

Daisy



Voy a estirarme un poco más a ver si así me encuentra la abeja. ¡Tengo tantas ganas de conocerla y que me cuente sobre todo lo que hay más allá de este terreno árido hasta donde me llega la vista! Me aburro un poco la verdad.
La roca es que habla poco. Acaso un sí o un no a mis preguntas. ¿Te hace cosquillas mi tallo? Sí. ¿Quieres que perfume hoy con más intensidad? No.
Es muy suya.
La tierra me cuenta como vibra y de las cosquillas que le hacen las lombrices y mis traviesas raíces, pero no me escucha. Habla y habla todo el rato sin dejar que meta baza. A veces me pongo a cantar para que se calle un rato y entonces sí me pone atención. Dice que le gusta como muevo mis pétalos al bailar. Le cuento que el viento es una gran pareja de baile.
Me acaba de avisar que algo se acerca por el temblor cercano que siente. Una persona. No puedo evitar echarme a temblar rogando que no me arranque.
Vaya, me ha hecho una foto. Espero que ya que no llega la abeja para hablarme del mundo, que el mundo me hable a mí.
¡Hola mundo!


6 comentarios:

  1. Hola florcita.
    Has visto a la loca de Lopillas... que envidia me das.

    ResponderEliminar
  2. Una bella historia. Eres grande amiga!!
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Gracias a la foto, ahora sé donde estás. Esta tarde te haré una visita, breve, creo que no necesitaré siquiera tijeras. Así son las cosas en el mundo floral.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Me encanta tu originalidad y tu forma de ser, la entrada me ha gustado bastante lopillas, las flores son mas bellas en su habitad natural y no en un jarrón.
    Saludos
    :D

    ResponderEliminar
  5. Hola florecilla. Besos¡¡

    Gracias por tu visita a mi blog-

    Un abrazo, espero que estés disfrutando tu también de uno días de relax.

    Un abrazo, gracias. :)

    Lindo, muy lindo post, me gustó, lopillas, un beso.

    ResponderEliminar

sumas