15.3.14

En las nubes























Las mesas de las terrazas están abarrotadas.
Hay un bullicio que alegra.
Allá brindan por alguien.
Por allí cortan una tarta enorme que reparten con todos. Y está rica.
Nacho, nuestro camarero favorito, me manda un beso volado mientras acarrea la basura al contenedor cercano.
Un flash dispara justo al lado. Ya me cogieron otra vez con la copa en la mano.
Neme! No me estás escuchando

No. Es que no llevo las gafas puestas.

6 comentarios:

  1. Qué bien sienta divagar...
    Bello y creativo como siempre, amiga
    Un beso enorme para ti.

    ResponderEliminar
  2. Si te crees que me he olvidado de tu comentario sobre los fanáticos del fútbol lo llevas claro....

    Grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. jajajjajaj aaah! en mi blog estoy en pírdula jajjaj

    ResponderEliminar
  4. Las gafas para el que ve menos que un gato de yeso, son más precisas y necesarias que zamparse una buena tarta.

    Besos.

    ResponderEliminar

sumas