12.4.14

Vallas

Recorrió dos países pasando calamidades. Llevaba algo de dinero extra para comprar comida básica, pan, leche, alguna fruta. Muchas veces comía de la caridad. Siempre había alguien dispuesto a ayudar.
La peor parte fue en la frontera. El día a día se hacía duro esperando poder saltar la maldita valla. Se juntaban jóvenes de todos los países y compartían lo poco que tenían. Hablaban de sus lugares de origen, de sus familias, de sus novios y novias que dejaron para partir. Entre ellos se daban ánimos pues la tentación de desandar lo caminado era grande.
Sin embargo él lo tenía clarísimo. Llevaba el dinero justo para la matrícula. Canarias no le ofrecía posibilidades. Quería hacer un máster en Londres e iba a por todas.


7 comentarios:

  1. Canarias, Cataluña, Mali, Marruecos, Senegal, Andalucía, Burkina Fasso, Galicia, Kenia....

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No sé porqué siempre hay una línea divisoria...

    Besos y más besos guapa...,

    ResponderEliminar
  3. Pues a por todas¡¡¡
    Un beso, Lopillas.

    Me alegra volver a leerte.

    ResponderEliminar
  4. Cada país tienen sus crisis y sus habitantes huyen para saltar sus propias vallas... Unas tienen más peligro que otras, pero ambas son vallas que ponen límites a nuestros sueños. ¡Saltémoslas!

    ResponderEliminar
  5. Malditas vallas tanto físicas como mentales!

    ResponderEliminar

sumas