10.11.09

Oxígeno, nitrógeno y argón




El viernes se inauguró en la Casa Viña Norte de La Laguna (plaza de la Concepción), aquí en Tenerife la exposición colectiva "Esencias". Precioso nombre. Qué fuerza tienen las palabras!
 
La ilusión que cada año, día a día, los adultos vamos perdiendo a fuerza de pequeños hurtos del ánimo, por esa fecha que un día inventamos para lo más peques, es la que viene a visitarme cada vez que exponen los monstru@s de mi olympo. Ilusión con i de idiota, de inocente, de idealista. La que no debe faltar nunca. Aunque sea a pequeños soplos.



Volví a abrazar a la estupenda Sara. Esta vez, bien lejos del ambiente gris y opresivo del patrón de mil cabezas –Educación con h de horror, mal pandémico con mal pronóstico-, que la vapulea injustamente de acá para allá, con un rosario de oposiciones aprobadas prendido a su pecho.
Como ser de luz que es, Sara de la Cuesta Taboada continúa con sus sueños: Linograbado sobre pan de plata que me sorprendió, pues pensé que sus musas insistían en obras figurativas tan llenas tan tremendas con un solo trazo.
Son nidos de espaguetis jejjeje. Y no se comen. Me lo advirtieron mientras tenía mi narizota pegada en el cristal del cuadro.





Afortunadamente llevaba pañuelos porque babeaba profusamente ante los cuencos en acrílico sobre lienzo de Mónica, por la que tengo especial debilidad. Hermosa Mónica de la Vega por dentro y por fuera. Otra sorpresa, la de sus cuencos, entre horizontes desde su otero a los que nos tiene malacostumbrados. En la foto, junto a Pedro Rodríguez, su muso de elixires, otro monstruo de las manos y compañero mío de fatigas mañaneras. Puedes ver sus esculturas, que me encantan, pinchando en la foto.






Como un duendecillo travieso apareció por allí el grande José Darias Mora, del que ya hablé en la entrada del silbo gomero, pues es el artífice de la escultura “El árbol que silba”.
Pepe genio, que transforma  todo lo que toca en su taller particular de sueños al que sólo deja entrar a su gato. Luego fuera, abre de par en par sus puertas a todo aquel que quiera entrar al Pepe campechano, paseándonos a todos en ceñida por su mar. Puedes ver su obra pinchando en estas fotos de abajo.


 
 De verdad que lo quiero
 

 También expusieron Ana Lilia Martín, con sus esculturas exquisitas de gres chamotado, a la que no tengo el gusto de conocer y Carmen Muruve Pérez, de cuya obra no saqué fotos, lástima.

 

Gracias, de veras, a todos los que creáis
puras brisas de aire fresco

11 comentarios:

  1. :)

    Que bien lo debiste pasar.

    Me alegro por ti.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ey¡¡¡ me la apunto¡¡¡obligada visita¡¡ :D

    ResponderEliminar
  3. Preciosas esculturas.
    Ma han encantado sobre todo las de aluminio y madera.
    En estos momentos me gustaría tener más "pasta".
    ( siempre he sido una caprichosilla para estas cosas)
    un besito

    ResponderEliminar
  4. Tengo amigos escultores pintores y es cierto! da mucho gusto encontrártelos en exposiciones...

    Besicos

    ResponderEliminar
  5. Yo quiero un cuenco de Mónica de la Vega. Son chulísimos.

    ResponderEliminar
  6. Pedro, si lees ésto: ¡manifiéstate! jajjajaj. Ya hablas si eso tú con andando ligera, vale?

    Besitos a tod@s. Muchos.

    ResponderEliminar
  7. Nieves, nos encanta el reportaje comentado de con Esencias de la exposición,nos sentimos muy acompañados el día de la exposición, aunque ya sabes, que te nos quedamos con la sensación de no haber atendido a los amigos y amigas como se merecen.
    He estado ojeando el blog, como ha crecido desde la última vez que lo visité. Bueno compañera de fatigas mañaners.

    ResponderEliminar
  8. lástima que estoy lejos...abrazos felices querida amiga.

    ResponderEliminar

sumas