14.1.10

El dedo

El que más me pedían era el remolino
Se agarraban a mí como garrapatas felices y girábamos
en un amasijo de júbilo una y otra vez a lo largo de la cama
Más, mas. Otra, mami, otra
Pero el que más desconcertó al principio
a uno y a otra fue el del dedo índice
¿Qué es esto? 
El dedo índice, decía mi minisapiens
Pues un dedo, decía mi cascabel
No. Es la lámpara de noche, les decía
nombrando el objeto más cercano al dedo
¿Qué es esto?
Aaah un cojín!
No. Es el dedo índice
No valeeeee
Sí vale, claro que vale
Después de estar concentrada en mi dedo índice, me viene el juego a la cabeza, lo recorro hasta la punta de la uña y sigo su dirección




 Hoy señala a Haití













8 comentarios:

  1. qué contrastes, verdad?
    felicidad propia, desgracia ajena.
    Ni debemos sentirnos culpables si el dedo mágico nos da felicidad , ni deberíamos dejar de mirar hacia donde apunta el índice.
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Que entrañable ha sido tu relato lleno de amor de madre!!
    Siguiendo la misma dirección del dedo para Haití, ahí que añado mi mensaje de solidaridad ,ante tanto sufrimiento y desolación
    besos lopillas mia.

    ResponderEliminar
  3. Al menos los niños ven la vida de una manera más sencilla que nosotros... espero que nopierdan esa propiedad :)

    Besicos

    ResponderEliminar
  4. Señala a Haití y es eso lo que debemos mirar.
    Aunque algunos seguirán viendo sólo un dedo, y muchos, seguramente, su dedo propio.


    Un beso


    Lala

    ResponderEliminar
  5. Bella forma de acercarte al horror. Hermosa familia veo que tienes :)

    abrazos y feliz descanso

    ResponderEliminar
  6. Y algo que no deja de impresionarme es que dentro de poco, si no ya, tambien en Haití habrá/hay quienes recuperen su capacidad de jugar, de crear, de amar, de mirar y admirarse de las buenas personas que pueblan esta Tierra.

    ResponderEliminar
  7. aqui en mi pueblo nadie piensa en

    esas cosas. Las hablan todo el día

    en TV; pero mis vecinos cambian pa

    ra ver las peleas faranduleras de

    "Luli", o los romances de Cecilia

    Boloco (que triste, ¿no? ... creo

    que estamos casi tan mal como los

    haitianos.

    ResponderEliminar

sumas