30.1.10

Manifiesto por la solidaridad

Anoche asistí con los ojos como platos, la sonrisa de oreja a oreja y las lágrimas contenidas a un despliegue de derroche mágico solidario.
Pincelada a pincelada, quedó pintado un precioso y rojo corazón que partió rumbo allá donde lo esperan con los brazos abiertos.
Benditos todos los que pintan corazones!


 




8 comentarios:

  1. A mi me parece magnífico saber que parte de la humanidad es humana!
    Estas cosas me hacen olvidar mi pesimismo con respecto a esta especie nuestra.
    Muchos corazones laten, crean melodía, es fantástico!


    Un beso


    Lala

    ResponderEliminar
  2. Alegra saber que la ayuda llega, y que la gente ayuda.
    Un beso, lopillas.

    ResponderEliminar
  3. Tu siempre con la causa, eso te hace verable querida lopillas.
    Deberíamos ser el 90% de esa manera.
    besos grandotes

    ResponderEliminar
  4. Yo tambien me uno a esa causa en defensa de los haitianos, pero no solamente por las desgracias fisicias y telúricas que sufrieron, sino tambien por la explotación que se hizo y se hace de ese pueblo que figura en el triste ranking de ser uno de los mas pobre del mundo.
    Con cariño

    ResponderEliminar
  5. Es hermosa la cadena solidaria que estamos creando a lo largo y ancho de este -maloliente- mundo, lopillas. Cuando el año pasado conocí a Cornelivs me "enganchó" con el Manifiesto. Tengo mucha suerte de compartir estas experiencias con gente como tú, tinerfeña :)
    abrazos por malagueñas (de las dos)

    ResponderEliminar
  6. jajaj ... pensar que se veia tan

    lejano desde acá; y ahora nos t

    ocó a nosotros. Bueno; cosas que

    pasan. BESO <3

    ResponderEliminar
  7. y a veces, cuando pienso en ese sufrimiento, como un aire de cólera me sube por todo el cuerpo. Cólera contra todos aquellos que pudiendo hacer algo para evitar males mayores no lo hicieron, incluidos sus gobernantes y nuestros gobernantes.

    ResponderEliminar

sumas