4.9.11

Sindalia



Por fin el turbión.
Los campos se llenan de esferimias mientras el globúlico mengua su bochorno ambarino.
Lo mejor de la época de floración es observar el paisaje ya desprovistos de las gafas glóbulas y sentir el frescor que emana del suelo.
Toca cosecha y los niños disfrutarán ayudando a recoger los frutos esféricos.
 La selección del globilio para la estación siguiente está reservada a los adultos expertos -ni grande ni gordo, ni duro ni fofo, ni globo inclemente, ni globo perezoso- cantan los niños riendo con sus ropas empapadas...

9 comentarios:

  1. Está complicado comentar eh... pero voy a intentarlo.

    Qhue brueien el turbion yh el globilio. Mze gfzusthan enh trodhsa shus msanhifhetsaneices.

    Bieshoyos.

    ResponderEliminar
  2. :D
    el acento catalán no hay quien te lo quite, pero casi casi te podría confundir con un sindaliano del norte

    Bayas filiformes te guarden

    ResponderEliminar
  3. Jaja
    Pues despues de vosotros dos, como no diga que me encanta el azul...
    ( ya estoy por aquí ...besos)

    ResponderEliminar
  4. jajajajaja pero ¡por todos los confucios juntos! qué te ha caído en la cabeza con el turbión, que te ha dejao vuelta al aire jajajaja

    qué grande eres, niña

    un abrazo (no, mejor tres)

    ResponderEliminar
  5. Dicen que el otoño tarumba la cabezota, así que a prepararnos
    Besotes Alex y Mariluz

    ResponderEliminar
  6. Yo creía que habías mostrado ya todos los giros canarios, pero siempre es un gusto descubrir que tienes los bolsillos llenos. Todo un tesoro

    ResponderEliminar
  7. supercalifragilisticoespialidoso
    esternocleidomastoideo

    ala! ahí va eso!

    ResponderEliminar
  8. Hola Baquero!, los bolsillos llenos llenos como que va a ser que no ja, mas bien la cabeza llena de pajaritos preñados. Me alegra leerte de nuevo, besote

    uy lo que madicho la lola

    ResponderEliminar
  9. Recuerdo una vez haber estado en un curso de plantas, varios días entrando a un invernadero. Fue raro escuchar a todos tratando a las pobres como si fueran un producto fabricado, para satisfacer nuestras necesidades del bolsillo. Me gustaba más la idea de entrar en una casa linda, en donde todas las plantas eran nuestras amigas, y se alegraban y peinaban rápidamente sus ramitas en cuando nos veían llegar.

    Hermosísimo texto. OTRO BEZOO (Un poco desinflado por el animo, pero bezoo al fin y al cabo:) <3

    ResponderEliminar

sumas