31.10.15

aleluya



El día que te levantes de la cama con ochenta años no te entristezcas. Ponte la mantilla de paciencia sobre los hombros y prepárate un buen café con la parsimonia de la osamenta que ya hizo camino al andar. Acomoda tu cansancio en la mecedora de tus penas y pon tus ojos en un punto fijo de añoranza. Y si es menester, llora.


Pero el día que te levantes con quince años, caramba, ese día celebra la vida y salta en la cama hasta que los muelles canten contigo aleluya.

10 comentarios:

  1. El día que no te levantes empieza a rezar...

    ResponderEliminar
  2. Hoy me levanté con cuarenta años: solo celebro la mitad del día, la otra mitad lo paso sentada en el ordenador jaja
    Me gustó mucho tu reflexión.

    un saludo :)

    ResponderEliminar
  3. Habría que celebrar cada día que nos levantamos, pero somos unos desagradecidos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Con 15 no.
    Me levantaré con dieciocho, ahora que no hay " mili " , pero con cuidado, no vaya a hacer que me lo crea, de un salto y me rompa una pierna..
    Gracias por hacérmelo creer.

    manolo
    .

    ResponderEliminar
  5. Lo más divertido en cuando te tiene que levantar más tieso que la mojama.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado pasar por aquí. ¡Ya lo creo que me sirve! Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. el placentero disfrute de lo que hay... sea lo que fuere... tan simple que quizás así sea la felicidad!

    cariños,

    ResponderEliminar

sumas