28.5.17

Narcolepsia a voluntad

Tenía un botón activador que nunca le daba tiempo a usar. La primera vez que lo utilizó fue por casualidad en medio de una vídeoconferencia soporífera. Se le habían acabado las pilas y jugueteaba con él. Clic clic clic clic pulsaba aburrido. Al octavo clic apareció zambullido en una playa de agua fresca y serena. Buceó, surfeó las olas y se dejó acariciar por los rayos del sol al secarse. Qué gozada se dijo mientras sus ojos reenfocaban al tertuliano de la pantalla. Los compañeros le dijeron que se había quedado dormido pero en el ángulo que estaba sentado pasaba desapercibido así que no quisieron despertarlo. Sí, tranquilos, para eso me dieron el aparato los de Cruz Roja.

8 comentarios:

  1. No hay nada como desconectar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Lo malo o lo bueno es si no se puede conectar de nuevo

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hace años que desconecté.
    No sé dónde estoy.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Aunque sea virtual no deja de ser placentero... Saludos 🙋

    ResponderEliminar
  5. Eso estaría bien :)

    A placer.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. pues que te cuento, yo desconecto en consciente, a partir 31 de este regreso a la carretera, nos encontraremos en los blogs

    ResponderEliminar
  7. Si se desconecta que sea por voluntad propia, lo malo es si es a la fuerza.

    Besos.

    ResponderEliminar

sumas