20.5.17

Querido diario:


Oigo un saxo que sale de alguna ventana mientras te escribo estas palabras, lo cual crea el ambiente perfecto para escribirte.
¿Sabes? Me han pasado muchísimas cosas desde la última vez que rompí tus hojas aunque muchos sujetos siguen siendo los mismos y algunas cosas no han cambiado, como escribir en clave para que mi madre no entendiera lo que te cuento. El amor sigue siendo mi verbo preferido, pero ahora además de indicativo -lo amo tanto- también lo conjugo en subjuntivo -puede que lo ame-. Es el combustible para volar.
He aprendido tres cosas: Que la locura no es divertida si se sufre, que las risas y las carcajadas valen más que el oro y que la zona de confort hay que mimarla, abrazarla y cuidarla.
Ya no como caramelos y cuidar la dieta es una constante en mi vida. Sé que en cualquier momento no muy lejano podré liberarme de esa carga y decir a los cuatro vientos ¡Que os den a todos, soy una vieja gorda y qué!. Me han empezado a salir las canas y aún no he decidido si pintarme el pelo o sumarme al movimiento grunge. Qué pereza más grande me da. Como ves sigo odiando los convencionalismos sociales.
También sigo fumando. Me debato entre dejarlo y morir de alzheimer o seguir y morir de un cáncer de pulmón. No lo tengo decidido.

En resumen puedo decirte que tengo una buena vida. Soy afortunada, sí. Sólo quería que lo supieras después de tanto tiempo sin saber de mí.

11 comentarios:

  1. Tienes por delante sabias decisiones que tomar, esperaremos lapróxima entrega para saberlo, mu gusta el fondo de saxo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Nada como hablarse así misma

    Lo de fumar....ya está casi pasado de moda

    Tómate un vinillo para sustituir

    Besos

    ResponderEliminar
  3. No está mal eso de reflexionar sobre uno mismo, me parece un buen ejercicio :)

    Pero te hacía con las manos más finas y los brazos menos vellosos... ;-P

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Esa es mi Neme, valiente y decidida y dispuesta a mandar al diablo a alguien si hace falta.

    Besosssss a montones!!

    ResponderEliminar
  5. Que no sea el alzheimer ni el cáncer de pulmón, que la risa siga siendo tu mayor tesoro, y que esa zona de confort crezca diariamente. Sigue escribiendo...te Lopillas.
    Besotes
    :)

    ResponderEliminar
  6. Quien sea que tiene la carta como destinatario, seguro que te ha leído. Y se habrá emocionado con ella, aunque sea un poquito.

    Se nota que estamos en etapas de la vida totalmente diferentes, ¿sabes? Yo estoy en ese momento en el que me veo obligado a salirme de mi zona de confort una y otra vez, a reinventarme constantemente hasta que por fin alcance la estabilidad. Y entonces prometo no volver a poner un pie fuera, lo prometo.

    ResponderEliminar
  7. Me alegra que seas afortunada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. nada mejor que ponerse a escribir ante lo blanco de una hoja para enterarse de uno...

    me encantó! besos,

    ResponderEliminar
  9. Me encantó la entrada... Canas? Si te gustan si, lo demás también 👌

    Bueno, lo del cigarrillo se podría obviar no? Dale! Besos 😘

    ResponderEliminar
  10. Está muy bien eso de analizarse uno mismo, ya que es el mejor psicólogo que tiene. Yo estoy dejando de fumar desde hace más cuarenta años, pero todo se andará.

    Besos.

    ResponderEliminar

sumas