6.10.18

Al final desayuné pollo


Hoy me desperté a las cuatro de la mañana porque me rugían las tripas. Fui a la nevera pero estaba completamente vacía así que calmé a mi alien con un vaso de agua del grifo. Miré los whatsapp pendientes, me duché, me vestí, me pinté las rayas, cogí el bolso con la lanza y me fui a buscar ciervos que es lo que me apetecía de desayuno.



6 comentarios:

  1. Un ciervo al alba es de lo más delicioso. Pobre Bambi! :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. El día que te apetezcan toros a mí no me mires eh...

    ResponderEliminar
  3. Cazar tiene su encanto...

    Besos.

    Bonito post.

    ResponderEliminar
  4. Pos hay mucha diferencia entre un pobre pollo y un ciervo , pobrecillo del que se cruzara contigo , ese es el síndrome del caníbal que digo , son esos días en que tienes tanta hambre que te comerías a un elefante , en tu caso , era un ciervo.... Las pinturas de guerra son una pasada , besos de flor , para mi bella Lopillas , te deseo un feliz Lunes.

    ResponderEliminar

sumas