25.2.09

que la vida es un carnival

Lunes de carnaval: acuerdo tácito entre parroquianos y foráneos -incluso canariones-, en el que nos zarandeamos, nos pisoteamos, nos empujamos y seguimos tan felices sin inmutarnos bailando el brinca brinca brinca brinca brinca sin parar. No exactamente. Te colocas bien la peluca entre brinca2 y brinca3.

Martes de carnaval: indispensable complemento del lunes que consiste en un gran coso ó excusa multitudinaria para bostezar sin brincar.


Propuesta del día:
Celebrar en cada estación del año un lunes primaveral, lunes veraniego y lunes otoñal con las mismas características que el lunes de invierno dícese de carnaval; esto es: 1m2 para 4 personas y muuuuuy buen rollo. Y luego a bostezar a casa.

2 comentarios:

sumas