29.6.09

Hasta el infinito y más acá


El mejor día de la semana sin duda es el viernes.
Pero no el viernes completo, no. Es ese punto justo en el que sales del trabajo cual parvulario al patio de recreo y se abre ante ti el abanico de maravillosos posibles. Uauh.

Lo mismo sucede en verano.
Pero no el verano completo, no. Exactamente ese lapso prevacacional de potenciales destinos cuanto más improbables mejor, en el que me subo al London eye, me bajo de un camello, recorro la Quinta Avenida y corto por la Gran Muralla, me refresco en cada uno de los Mil Lagos y me seco al sol avistando ñus, me pido un salmorejo y dejo rupias de propina, sesteo bajo un cocotero y despierto en el Burj al Arab.

Da igual que el resultado venga con ruta predeterminada de costumbres y yantares al uso, que un aquí te pillo aquí te mato. Que me quiten lo bailao.

Y en eso estoy

Yíjaa!

7 comentarios:

  1. ...pues que elijas tu mejor opción, destino, o te llenes de dulces y aventuras como una tierna párvula ;)

    Buena semana!

    ResponderEliminar
  2. Uy veremos veremos, que la piscina inflable en el balcón también va dentro del paquete de destinos jur
    Igualmente, guapetón!

    ResponderEliminar
  3. Y no digamos nada de quedarte "traspuesto" con el murmullo de las olas en esa recóndita calita perdida entre riscos inaccesibles.

    ResponderEliminar
  4. Haciendo el muerto en el mar ,con el vaivén de las olas, sin pensar en nada de nada.
    Que gusto de post, tan tan optimista.
    Mil gracias.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado la concreción que has hecho de ese instante, en el que los sueños adquieren patente de corso.

    ResponderEliminar
  6. Hay ganas de veranito eh!? qué rápido se han quitado algunos la capa de cebolla textil jajajja
    Y yo os sigo, que la semana que viene me regalo una escapadita!!

    ResponderEliminar

sumas