18.4.09

Sahara en mi retina


La cara oculta de mi retina tiene un tono amarillo anaranjado, así era su cielo trescientos sesenta y un días y medio al año,
como su solera
El desierto, compañero de juegos, te retaba a ascender por sus toboganes de arena y te acogía blandito mientras bajabas rodando a carcajadas por sus carnes dunas, ingenuamente feliz. Amigo plácido y divertido que, cuando se enfadaba se tornaba en Siroco y la tomaba con tu polo de fresa, empanándolo,
señal de retirada
Lo invadía todo. Aprovechaba las largas ausencias estivales de sus colonautas para continuar su trabajo silencioso. Al regresar a casa empujabas con fuerza la duna que se había instalado por derecho propio tras la puerta de entrada y así te daba su bienvenida.
No nos despedimos, no hubo tiempo

Tengo un trocito suyo en esta isla nuestra: Las Teresas maquillada de Sahara, playa de Las Teresitas teñida de desidia y avaricia

4 comentarios:

  1. y las uvas que parecían naranjas; y las naranjas, sandías; y las sandías,... deliciosas, rojas y dulces...
    y aquellos cascos de marcianos que unos reyes venidos de más-oriente-todavía posaban sobre la cabeza de unos niños que reían y jugaban en la calle

    ResponderEliminar
  2. Ya de chiquitilla se te veía esa sonrisa pícara... por eso eres la sonrisa Perf :)

    ResponderEliminar
  3. Como en un flash retrocedo en el tiempo. Te vislumbro como pequeña lefa reptando de duna en duna bebiendo esa indefinible felicidad que une la inocencia con lo infinito. Y agradezco a la vida el regalo de esos dos instantes: El de compartir aquélla vivencia y el de poder revivirlo hoy.

    ResponderEliminar

sumas